martes, 16 de agosto de 2011

CUANDO DE VERAS NECESITÁS TERAPIA # 3


Supongamos, amigo/a lector/a de este blog, que usted puede disponer de un bonito día y decide, pongamos por caso, pasear por la costa. Digamos que va en familia y lleva niños.
En eso, cuando usted camina distraído disfrutando del solcito, escucha la voz de uno de los niños que le pregunta:

"¿Qué hace toda ese gente en el agua?"

Y cuando usted alza la vista, se encuentra con algo así:


Los niños reclaman respuestas rápidas y directas. Uno no puede quedarse boquiabierto, ni tampoco dispone de un par de horas antes de contestarle, tiempo prudencial para reflexionar sobre la naturaleza de la desquiciada mente humana.

¿Entonces?

Pues ponga cara de estar ante una situación enteramente normal y explíqueles que se trata de una carrera de natación con muñecas inflables. Por lo menos, así son las cosas en Rusia.
Cada año, desde el 2003 en adelante, cientos de competidores se dan cita en el río Vuoksa para nadar un tramo de sus rápidos. Es obligación hacerlo en equipos de dos integrantes: ser humano y muñeca inflable.

Las reglas indican que el competidor humano (hombre o mujer) debe ser mayor de 16 años y someterse a un control previo de alcoholemia. Originalmente se aceptaba que el "acompañante" en la travesía fuese "una muñeca sexual inflable, un animal inflable o un pene inflable, siempre de similares dimensiones a un ser humano" (textual).
Pero se popularizó tanto el uso de las muñecas, que nadie compite con animalitos o penes.


Mientras tanto, en Lituania se hacen cosas parecidas. Todos los años se celebra el "Día Nacional de los Hombres" en forma extraoficial. Y como parte de los festejos, se realiza una carrera de natación en la cual los competidores deben ir acompañados de una muñeca inflable:


Sólo los hombres pueden anotarse para la travesía, que consiste en el cruce del río Neris a la altura de la ciudad capital, Vilna.




El ganador de este año fue la dupla compuesta por un señor llamado Liudas Pestininkas y su muñeca inflable de nombre Vaida.
El buen Liudas se embolsó el premio (equivalente a unos 500 dólares) y declaró, eufórico, que "Vaida es una buena chica, que sólo me escucha a mí. Los otros participantes no tenian una muñeca tan linda como la mía".

El amor es así.

7 comentarios:

Mariolo dijo...

¿Cómo la ves para hacerla en nuestra playas?

Ernesto Moreno dijo...

Una vez presencié una orgía gay masiva en un conocidísimo balneario mexicano (oaxtepec), yo llevaba a mi cargo a 30 niños exploradores...ya te imaginarás lo que intenté explicarles.

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Es lo que nos falta, jajajajaja.
Pero creo que es cuestión de tiempo, nada más!!!

Va un abrazo.

pelado1961 dijo...

Ernesto:

Situación difícil la de ese día!!!
Me imagino a los niños exploradores intentando asimilar lo que vieron, jajajjajaja.

Un abrazo.

Ferchu dijo...

Un motivo mas para recibirme Pelado jejejeje

pelado1961 dijo...

Mirá cuando te caiga un paciente al consultorio....con la muñeca a cuestas, jajajjajajaja.

Eso sería impagable de ver!!!!!

Un abrazo.

Ferchu dijo...

Le cobro doble la consulta jejeje