domingo, 6 de noviembre de 2011

ARTE, MISTICISMO Y MISTERIO


Nicholas Roerich nació en 1874 en San Petersburgo (Rusia).  Desde muy joven demostró una pluralidad de intereses y, al terminar sus estudios secundarios, se matriculó simultáneamente en la carrera de Derecho y en la Academia de Bellas Artes. Pero la piedra de toque de su vocación fue la arqueología. Y a través de ella, vendrían muchas más cosas.

Las primeras expediciones de Roerich fueron provechosas, pero se circunscribieron a territorios no muy lejanos, siempre dentro de su patria. Y poco a poco ganó prestigio dentro de la Sociedad Arqueológica Rusa, que integró ya desde estudiante.

Para 1897 se graduó en la Academia de Bellas Artes, realizando una pintura a la cual tituló "Mensajero". Aquí la vemos:


Sobre esta pintura, hay una interesante anécdota. La familia de Roerich solía frecuentar el mundo cultural de la Rusia de entonces. Y así fue como un día el joven Nicholas tuvo la oportunidad de conocer nada menos que a León Tolstoy.

El gran escritor insistió en ver la pintura realizada por el muchacho. Y cuando la vio, le hizo un interesante comentario:

"Si se pretende cruzar en barca un río veloz, es menester partir desde un lugar más alto que la meta, o de lo contrario el río se llevará la embarcación. Lo mismo pasa en la esfera de las exigencias morales: hace falta llevar la barca a lo más alto posible, para que la rapidez de la vida no se lleve todo.
Espero que su mensajero lleve la barca a un lugar muy alto, para llegar a la meta."

Nicholas reflexionó sobre las palabras de Tolstoy y consideró que el arte era una forma de realización muy válida para el ser humano. En esta primer etapa de su vida, pintaría unos lienzos muy interesantes, con una temática inclinada hacia las fuentes históricas de su patria rusa:

"Botes" (1901):


"Huéspedes de ultramar" (1901):


"Idolos" (1901):


"El norte" (1902):


"Construyendo los barcos" (1903):


Los años 1903 y 1904 serían hitos importantes para Roerich. Por un lado, participaría de una expedición arqueológica que descubriría un sitio de excavación extraordinario en las cercanías de la población de Valday. Sería un hallazgo de los tiempos neolíticos, muy comentado en Rusia y en toda Europa.

Por otro lado, el artista emprendería con su esposa un viaje por cuarenta ciudades rusas, que se convertiría en poco menos que un recorrido fundamental para que Roerich comprendiera y captara la esencia de su patria y el misticismo de sus ancestros.

La esposa de Roerich, Helena, tenía una multiplicidad de intereses artísticos, culturales y metafísicos. Era una pianista virtuosa, había publicado varios libros y realizado una excelente traducción al ruso de "La doctrina secreta", la famosa obra de Blavatsky.
Como se ve, no eran personas que creyeran precisamente en la especialización.

Fue en 1904 cuando Roerich comenzó a pintar temas religiosos. Retomaría ese tipo de obras a lo largo de toda su vida, en trabajos que incluirían desde ángeles propios del cristianismo hasta figuras propias de las creencias tibetanas.
Veamos algunos lienzos.

"El último ángel"


"Maitreya, el conquistador"


"Isla sagrada":


Finalizado el recorrido por Rusia, Roerich intentó hacer conocer en París la cultura de su patria, en compañía de músicos, escritores, pintores y otros artistas diversos. De aquí datan muchas de las colaboraciones de Nicholas con obras teatrales y musicales, actuando a través de la confección de hermosos decorados. Fue una época de gran regocijo para los Roerich, pero duraría poco.

Siendo un intuitivo por naturaleza, Nicholas comprendió o más bien percibió que se avecinaba una gran prueba de fuego en el mundo europeo.
La guerra ruso-japonesa de 1904-1905 había supuesto un serio revés para las aspiraciones del Imperio Ruso, pero por su brevedad y lejanía no fue entendida cabalmente por la mayoría del pueblo ruso. En cambio, la Gran Guerra que se iniciaría en 1914 sería portadora de cambios inmensos para la patria de los Roerich.

Quiso el destino que Nicholas enfermara de pulmonía en 1915, por lo cual su médico le mandó a Finlandia a recuperarse. Allí se encontraría la familia cuando estalló la Revolución Rusa en 1917.
Decidió entonces aceptar una invitación recibida de Suecia, a través de la cual presentó varias exposiciones en los países escandinavos durante el año 1919.

Siendo ya un artista de renombre, el Instituto de Artes de Chicago le invitaría a exponer en 30 ciudades estadounidenses, tarea a la que se dedicaría durante 1920.
Veamos algunas de las obras:

"El tesoro de los ángeles":



"La hija del vikingo"


"Mensaje a Tirón":



El recorrido de Roerich por USA sería un itinerario provechoso. Allí donde Nicholas pasara, deseaba fomentar el arte en todas sus formas. Y lo logró.
En noviembre de 1921 fundaría en Nueva York el Master Institute of United Arts. Simultáneamente fundó la Asociación de Pintores "Cor Ardens" y en 1922 el Centro Cultural Internacional "Corona Mundi". Al año siguiente se inauguró el Museo Nicholas Roerich de Nueva York.

A fines de 1923, los Roerich partirían en un viaje hacia la India que luego se prolongaría en exploraciones de Asia Central, que incluirían Cachemira, Rusia, China, Mongolia, Tibet y los Himalayas. Estos viajes se llevaron a cabo durante un lapso que abarcó hasta 1928 y, posteriormente, entre 1934 y 1935 se complementarían con otras expediciones a Mongolia interior, Manchuria y China.


Varios autores han indicado que estas expediciones fueron mojones especiales en la vida de Roerich, pues aseveran que hay indicios de que el inspirado artista llegó a regiones que pocos hombres alcanzaron: la mítica ciudad de Shambhala.

Shambhala es un lugar mencionado tanto en textos budistas como hindúes, en los cuales el esoterismo occidental ha tratado de penetrar en múltiples ocasiones.
Las interpretaciones más aceptadas ven a Shambhala como una ciudad a la cual solamente pueden llegar las personas de corazón puro, pues es propiamente un refugio del Bien en épocas oscuras.

¿Alcanzó Roerich la ciudad inalcanzable? Es muy difícil decirlo.
Pero lo cierto es que durante el curso de sus expediciones, el artista adoptó aún más profundamente la temática mística y esotérica en sus obras. Y a su regreso publicó un texto muy significativo, cuyo título es "Shambhala, la resplandeciente".

La vida posterior de Roerich tuvo mucho de "adelantada". Ideó muchas iniciativas para preservar los tesoros culturales y científicos en tiempos de guerra. Se ocupó de temas que luego serían retomados por los activistas ecológicos. Y continuó pintando incansablemente, con inspiración renovada.

Vamos a ver más obras:















Una última anécdota:

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Roerich solicitó el visado para ingresar a la Unión Soviética.
Se había mantenido fiel a su patria y había colaborado ampliamente con la Cruz Roja de su país en tiempo de guerra. Pero moriría en 1947 sin saber que, poco después, la visa le sería negada.

Entretanto, él y su familia establecieron residencia en el Valle de Kullu, situado en India, al pie de los Himalayas. Allí falleció y allí fue cremado.

No sólo dejó pinturas, sino también un gran número de textos. Uno de ellos es un ensayo titulado "Sobre el arte", de donde extraigo un breve párrafo que pinta de cuerpo entero el pensamiento de Roerich:

"El arte unirá a la Humanidad. Cada uno percibe la verdad de la belleza. La luz del arte iluminará los innumerables corazones con un amor nuevo. En un principio, este sentido pasará desapercibido, pero más tarde limpiará toda la conciencia humana. Cuántos corazones jóvenes están buscando algo bello y auténtico. Dénselo, pues. Denle el arte al pueblo, que el arte le pertenece."

5 comentarios:

Anónimo dijo...

IMPRESIONANTE !!!
Excelente Post !!!

Gustavo

pelado1961 dijo...

Gustavo:

Me alegro que te haya gustado el post.
Lo subí porque justamente se trata de un artista poco conocido.

Saludos.

Majo Page dijo...

hola pelado ! me gustan los posts de artistas, te puedo dejar el mio ? me publicito nada mas, otra forma de arte :D

http://sobrelascolinasymasalla.blogspot.com/2011/11/chapter-i.html

pelado1961 dijo...

Majo:

Me doy una vuelta por allí, claro que sí.

Va un abrazo.

Anónimo dijo...

Primera vez que ingreso a tu blog. Esta muy interesante!!!..

Increíble los trabajos de este artista. El hecho de estar fundamentado sobre el misticismo y el esoterismo, lo hace aún mas interesante. Se puede apreciar esos bellos paisajes tibetanos; las majestuosas montañas de los Himalayas; y los ascetas y ermitaños contemplando solitariamente esos sagrados territorios.

Saludos.