viernes, 6 de febrero de 2009

MODAS RADIOACTIVAS


Hoy en día, todos sabemos que la radiación es extremadamente peligrosa, pero en tiempos en que los elementos radioactivos eran "novedad", esa noción no estaba tan extendida ni era tan comprendida.

Y por supuesto, muchos comerciantes hicieron dinero vendiendo todo tipo de productos basados en supuestas propiedades curativas de ingredientes que, al fin y al cabo, resultaban mortales.

Para las damas preocupadas por su cutis, existía la "Tho-Radia":



Se trataba de una crema facial francesa de los años '30, que prometía "embellecer y curar". El único problema es que contenía torio y radio en su fórmula, lo cual resultaba a la larga en un cáncer de piel casi seguro para las usuarias.

Ya por entonces, los comerciantes mentían para vender: Alfred Curie nunca estuvo vinculado a la firma, pese a que el aviso lo menciona.

Sigamos con la pasta "Doramad":




La "Doramad" era una pasta de dientes alemana, fabricada en los años de la Segunda Guerra Mundial. De acuerdo a su propaganda, se suponía que "la radiación incrementa la resistencia de dientes y encías hacia los gérmenes".

Lo malo es que liquidaba al usuario junto a los gérmenes, ¿no?

Veamos otro producto: los supositorios Vita Radium:




Estos supositorios se anunciaban como una panacea para los hombres que veían menguada su sexualidad. Fueron fabricados en USA y su fórmula se basaba en radio soluble, el cual era incorporado a manteca de cacao.

Prefiero no imaginar sus consecuencias.

Pasemos al siguiente, agua radioactiva, nada más y nada menos:




En realidad, era la vasija lo que era radioactiva, gracias a la incorporación de radón en la cerámica: fueron muy populares en los años '20 y se ofrecían como "un camino natural hacia la salud" (aunque debían ser un camino natural al cementerio).

El próximo producto no es tan ajeno a nuestra experiencia: relojes con agujas que brillan en la oscuridad:



Actualmente se utilizan otros productos para darles luminiscencia, pero en las primeras décadas del siglo XX era el radio lo que daba ese toque especial a la pintura (utilizada para agujas y números en el dial de ciertos relojes).

En este caso, las principales perjudicadas fueron las operarias que pintaban a mano el reloj (muchas veces, mojando con los labios el pincel para que mantuviera forma).

Sigamos con otra "genialidad" llamada "Radioendocrinator":



Este producto era de por sí bastante disparatado (o sea que tenía muchas chances de vender bastante): consistía en hojas de papel al cual se le había incorporado radio.

¿Qué hacer con ellas? Muy sencillo: se debía colocar una bajo el escroto a la hora de dormir, todas las noches. Al poco tiempo, era de esperar que tuvieras un vigor sexual fabuloso (en el más allá, supongo).

El que sigue, es uno de mis favoritos: el chocolate con radio:



Fabricado en Alemania entre 1931 y 1936, prometía "un extraordinario sabor y poderes rejuvenecedores" (reíte de los Garotos).

El siguiente da mucho que pensar: un kit radioactivo para niños:



Promocionado como un "Laboratorio de Energía Atómica", este kit para que jueguen los niños traía "materiales radioactivos seguros", según su propaganda.
Se vendió en USA, desde los años '50 hasta los '70, como si nada.

(Ufa, mamá: el "Químico Precoz" que me regalaste cuando era chico no tenía uranio 238 ni nada parecido !!!).

Continuemos, ahora con un "tónico" fabuloso: el "Radhitor":

Esta botellita traía media onza de agua radioactiva. Su más efectivo propagandista y consumidor fue un famoso golfista estadounidense de los años '20 (Eben Byers), que tomaba unas tres botellas al día.

El producto no mejoró su swing, pero lo mató en 1932.

Vamos a pasar a uno bien tétrico: preservativos Nutex:


No me pregunten cómo, pero estos anormales incorporaron radio al látex de los condones, pensando que cumpliría una doble función: espermicida y vigorizante de la sexualidad.
Me aterra pensar en el resultado.

("Pídalos por su nombre", decía la propaganda. Supongo que había que solicitarle al farmacéutico "algo para que se me caiga el pene").

Y había muchos más "productos vigorizantes", como se puede ver en las imágenes que siguen.

Hasta un "refresco atómico" francés (y después dicen que las bebidas cola son dañinas):











Por supuesto, también hubo algunos avispados que aprovecharon "la moda radioactiva".

Uno de ellos fabricaba "almohadillas radioactivas", destinadas a ser apoyadas en aquellas zonas del cuerpo donde se padecían dolencias: lamentablemente para él, las autoridades descubrieron que sus almohadillas estaban rellenas de tierra común no radioactiva y le metieron preso.

Mientras tanto, los productos verdaderamente peligrosos continuaron vendiéndose como pan caliente. Hasta que se notaron las consecuencias, claro.

10 comentarios:

francisca dijo...

Te pasaste Pelao!Si vos quedaste aterrado,yo en cambio no podia parar de reirme!Insuperables los supositorios!!juajuajjaja!!Parece que las obsesiones masculinas son las mismas siempre no?jajajaj!!
Hay que ver que pueden ser tan anormales como las mujeres no te parece?(hablo de lasmujeres anormales que hacen cualquier cosa por embellecerse...no te subas al carro..!)EXCELENTE POST PELAO!!!
Besotess

Adolfo Calatayu dijo...

Que post Pelado !!! que laburo te mandaste,no tenía ni idea de estas historias...los mas terrorificos son los "parapitoles" no?
El refresco atómico francés te permitía levantarte rubias como la del afiche? y que era lo primero que le decías "no siento las piernas" o "Felisa,me muero"? jajajajaa
un fuerte abrazo,hermano.

Fonzi dijo...

Yo quiero una de esas pomaditas radiactivas para pasarme en la bocha a ver si me crece el pelo....
Total ya me queda poco y no me importan las consecuencias, jajajja.

Mariolo dijo...

Ah bueno, pero la idiotez al mango.
Y más idiotas los que creían y consumían.

Hay gente que se desespera por fenar a la naturaleza en su cuerpo. Yo usé una vez n liquido de pantenne creo que era, como era igual que nada dije chau, caete tranquilo ... jaja Mirá ahora, están de moda los pelados, jajaja

Diego González dijo...

CHAN!

Mato el supositorio! jaja

MICH dijo...

alta grossitud los forros con latex radioactivo y el kit para niños... (bueh... de tal palo tal astilla, supongo)
nanu nanu!

Ferchu dijo...

Excelente Post. A mi me daria cosa ponerme supositorios radioactivos, je.
Algo parecido ocurrio con aquella bebida TAB.

pelado1961 dijo...

Fran:

Concuerdo plenamente: una manga de anormales, los que pensaban que con estas porquerías mortales iban a "revitalizarse". Y ni hablemos de "embellecerse" con estos productos: ¡sálvese quien pueda!

Besos!!!!


Adolfo:

Me parece que te tomabas unos refresquitos de esos y ni siquiera llegabas a entablar conversación con la rubia, jajajjajaja.
(Después dicen que el alcohol hace mal, ¿ves?)

Un abrazo!!!


Fonzi:

Lo lamento, pero ya encargué todo el lote de "Uranio Capilar", jajajjaja.
(Mejor ni probamos)

Un abrazo!!!


Mariolo:

Aguanten los pelados, que somos lo más sexy que existe !!!!!!
Y si además de pelado sos bloggero, las tenés a todas a tu merced.
(Antes que lo digan, no fumé nada raro)

Va un abrazo!!!


Diego:

Mejor no hacemos la prueba. Creo que no llegabas a terminar la caja de supositorios y ya no lo contabas.
Muy fuerte!!

Un abrazo!!!


Mich:

Los forros capaz que hasta brillaban en la oscuridad.....(pero que se te caía el pito, se te caía nomás)

Va un abrazo!!


Ferchu:

Ah, pero la TAB venía de una empresa responsable......
.....(la vendieron un toco de años y ni se hicieron problema, jajajajajaja, unos cretinos totales !!!).
Por eso hay que tomar cerveza.

Un abrazo!!!

Mary Lovecraft dijo...

Increíble mi Pelaíto!

te digo que hasta no leí la última frase de tu entrada, iba a iniciar este comment preguntándote si de VERDAD se llegó a comercializar y vender todo ésto.

ahora ya sé la respuesta O_O

dios, lo que puede hacer la ignorancia.

un besooooo!

mocho dijo...

Habria que ver que se dice dentro de 50 años de los productos que consumimos ahora ,.. pero bueno mejor no saberlo .

saludos .