jueves, 16 de abril de 2009

SOBRE COSTUMBRES PASADAS DE MODA


Leer no está de moda. Y mucha gente le echa la culpa a Internet, pero me parece que van mal rumbeados.
Digo esto porque la última encuesta importante sobre este tema en Uruguay, ya data de varios años atrás, en épocas donde aún no había llegado el auge del ADSL (menos que menos el wireless o los modems "viajeros"). Y aún entonces los datos eran bastante macabros.

Por ejemplo, se determinó que los hogares uruguayos donde había más de cinco libros no llegaban a un 15 por ciento.

Otro ejemplo: los datos indicaban que la inmensa mayoría de los jóvenes que estaban cursando Literatura en los liceos, anteriormente no habían leído nada (a excepción, claro, de algunos cuentos infantiles).

O sea: algún pobre profesor estaba intentando que salvaran el abismo entre "Caperucita" y "La Odisea" (seguramente en forma infructuosa).




Me acordé de estas cosas hoy, cuando una noticia me hizo pensar que, mundialmente, leer no está de moda... y reírse tampoco.

Resulta que en la localidad de Elmstein (Alemania) la Policía recibió una llamada que alertaba sobre un crimen en curso: en un bosque cercano a la ciudad, una señora escuchó alaridos y aullidos que le hicieron pensar que una persona estaba siendo torturada ferozmente.

Los gendarmes despacharon un equipo especial que llegó al bosque en helicóptero, descendió sigilosamente y procedió a encañonar a un hombre que encontraron allí, exigiéndole que liberase a su rehén de inmediato.

Cuando el hombre reaccionó de su sorpresa, les dijo que ahí no había nadie más que él.
Los policías procedieron a revisar todo el lugar y al propio Roland Hoffman (que así se llama el hombre) en busca de armas, rehenes y quién sabe qué más.

Le encontraron algo temible: un libro.

Finalmente, Hoffman logró hacerles entender lo sucedido: se fue al bosque con su libro y buscó un sitio para leer en paz y tranquilidad. Como la obra era una buena comedia, algunos pasajes le hicieron descostillarse de risa. Y eso fue todo.



El equipo SWAT se volvió al helicóptero bastante desanimado: si esperaban encontrarse con algún asesino serial, lo único que habían topado era un lector con buen humor.

No deja de ser algo raro, pero por ahora no es ilegal.

8 comentarios:

Mariolo dijo...

Supongo que ese dato, esa cifra de hace unos años en Uruguay, hoy ha subido bastante. A los gurises se les incentiva leer en las escuelas y lo notamos, no solo con nuestra hija, también con quien nos vende los libros, vende bastante.
En cuanto a los mayores, hay vendedores ambulantes, que van a oficinas, etc, y creo que eso también hace que muchos lean hoy.

No es una cifra como antaño, los medios electrónicos compiten y mucho, pero creo que se lee mas de lo que esa cifra decía.

Igual, en casa somos de los bichos raros, ya que hay más de 5 libros, jaja

La noticia es una cague de risa por si misma.

Ferchu dijo...

Me encanta leer, ahora mismo estoy en conflicto sobre que libro leer, veamos como lo resuelvo. Muy bueno el post

Mary Lovecraft dijo...

jo, qué triste por dios!

más que nada porque no quiero que caiga el mercado, que a mí sí me gusta :_(

y por supuesto por el camino que está tomando esta desangelada humanidad...

un besote mi Pelaíto

Diego González dijo...

Si, es lamentable la falta de sctumbre de leer y reirse... en casa hay pila de libros y pila de amigos se asombran de eso...

Adolfo Calatayu dijo...

Es una noticia muy triste y preocupante,creo que un poco si tiene que ver el auge de internet,quiero decir que las posibilidades (no sólo de imagen en movimiento sino de audio),tienen que ver,aunque pensandolo bien si fuese así los pibes deberían ver mas cine,y creo que esto tampoco ocurre salvo para "matarse" con estupideces (parezco un fósil escribiendo esto),es probable,también,que el lenguaje no esté ausente de este problema.
Por ejemplo,estoy harto de escuchar -en los pibes claro- expresiones tipo "es divertido" o "me aburro",qué significa esto? digo,utilizan el divertido como sinónimo absoluto de algo sublime,maravilloso,una experiencia trascendental y que,casi siempre,poseen el mismo valor que hacer un globo grande con un chicle.
"Aburrirse" es el Mal supremo,después de él solo queda la muerte (es la impresión que dan),que ocurre cuando se aburren? que cosa no quieren hacer o pensar?
Es un horror.
Un abrazo grande,Pelado querido.

francisca dijo...

Gracias Pelao.Me queda claro lo que siempre supe:soy un bicho raro.Pero me consuela que aunque raros,nos agrupamos naturalmente para recomendarnos libros,prestarlos,intercambiar ideas,en fin,todo muy viejo...LAS COSTUMBRES!Y no creo que la culpa sea de internet.Es como dice Adolfo.Se ve una banalizacion de todo que asusta,y la falta de lectura tiene que ver.Como causa y consecuencia.
Es un tema que da para mucho...
Besotess

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Bienvenido al club de los Bichos Raros, jajajajjaja.
(Y aplausos por incentivar a Nicole, que ese esfuerzo va a rendir frutos).

Un abrazo:
PD: la encuesta salió allá por el 2006.


Ferchu:

Se soluciona muy fácil ese conflicto: leés los dos simultáneamente, alternando y listo.
(siempre está bueno "mezclar")

Va un abrazo.


Diego:

Me imagino que no faltará quien haga la pregunta: "¿Y los leíste todos?" (porque suele suceder)

Un abrazo.


Adolfo:

Creo que el libro exige concentración e imaginación, cosas que otros medios no fomentan.
Además, si te detenés a analizar el vocabulario de mucha gente en la actualidad, llegás a la conclusión de que no les resultaría fácil leer ciertos libros.
Lo del "aburrimiento" es bien paradójico: nunca hubo tantos entretenimientos para adolescentes como ahora.
Será que nada los moviliza.

Un abrazo, amigo!!
PD: (de un fósil a otro, jajajjaja)


Fran:

Es muy cierto lo que decís: aún aquellos temas que no son banales, terminan (en el montón) siendo totalmente superfluos.
Posiblemente sea un efecto buscado.

Besote!!!

pelado1961 dijo...

Mary:

Creo que el mercado editorial, tarde o temprano, va a acompañar la tendencia: sumarse a la tontería o bien desaparecer.
Pinta que será así.

Besotes!!