viernes, 20 de julio de 2012

JEQUES ERAN LOS DE ANTES



Lo que se ve en la imagen anterior debe ser el sueño de todo club de fútbol. Y conste que no me refiero a contar con Messi o Cristiano Ronaldo en el equipo, sino con alguien más decisivo: un jeque inversor que aporte millones de euros para las necesidades financieras del club.

Así pensaron las autoridades del Getafe, de la primera división española, que decidieron hacer todo lo posible para ganarse al hombre, incluyendo el entregarle una camiseta del club con el número uno y su nombre (que a duras penas entró).

Pero esperen, que los árabes futboleros están por todas partes. Vean la foto que sigue:




Lo que allí vemos es a la directiva del Espanyol (otro club de fútbol de primera división española) en una reunión que tuvo lugar en Dubai, con otro jeque que ofreció invertir mucho dinero a cambio de una porción considerable de las acciones del club.

Y hay más: tanto el Mallorca (primera división española) como el Palafrugell (primera división catalana) tuvieron reuniones y ofertas de parte de estos emires amantes de la redonda. Una bendición, en estos tiempos de crisis europea, ¿no?

No.

Resulta ser que todos estos "inversores árabes" eran en realidad un grupo de estafadores que operaba siempre de la misma forma. Para empezar, se acercaban a empresas con necesidades financieras (desde clubes de fútbol hasta clínicas dentales) y ofrecían fondos a cambio adquirir una parte del control del negocio.

Como parte del asunto, obligaban a las empresas a presentar un plan de viabilidad para ser estudiado por el "grupo inversor". Luego se reunían con los directivos del negocio y les daban una respuesta afirmativa, pero exigían una garantía para su inversión: el depósito de ciertas sumas en cuentas controladas por el grupo. Naturalmente, apenas esas sumas eran depositadas, así de rápido eran retiradas por los "inversores", que no eran vistos nunca más.

Después de dar unos cuantos golpes, la Policía les liquidó el negocio. Fueron arrestados varios españoles y un ciudadano dominicano, todos ellos acusados de estafa. La trama del asunto no es sencilla, porque los delincuentes habían creado una megaempresa que controlaba 70 sociedades comerciales.

De árabes, nada. Se supo que los "jeques" de las fotos eran unos ciudadanos brasileños que trabajaban habitualmente como camareros en España y que, a cincuenta euros por cabeza, se prestaban a disfrazarse y hacer la farsa.

No hay caso. Ya ni los jeques son como los de antes.

5 comentarios:

BD... dijo...

...Es tremendo como un tipo con un mantel en la cabeza es capaz de dar el pego...Yo los hacía un monumento...¿No decían que los del fútbol eran muy listos?
No me gusta el fútbol, pero tu relato es desternillante...

Gordo Peteco dijo...

Típico. Por acá no hubo "jeques", pero se llenó de "gerentes de aerolínea" que engatusaron a la gilada.

Saludos.

pelado1961 dijo...

BD:

Creo que, si les hubieran dado tiempo, los falsos jeques de los manteles se hubieran cargado a toda la liga española.
Memorable.

Saludos!!!

pelado1961 dijo...

Peteco:

Parto de la base de que sos compatriota, por lo que comentás.
Ojo que a lo mejor en la subasta de la aerolínea aparecen algunos "jeques" parecidos a éstos (con los manteles en la cabeza, como dice BD).

Saludos.

Mariolo dijo...

Ahora, que pedazo de chorlitos los dirigentes de estos clubes.

En Uruguay esto no pasa ... Acá es todo "Paco"