miércoles, 14 de enero de 2009

MAGIA DE SIGLOS


El 24 de agosto del año 79 seguramente comenzó como un día común y corriente para los ciudadanos de Pompeya. Pero habría de ser el último.
Una violenta erupción del Vesubio provocaría una singular catástrofe: tanto Pompeya como Herculano y otras poblaciones menores, quedarían cubiertas bajo toneladas de ceniza volcánica.

Eso permitió que, en gran medida, llegara hasta nosotros una "cápsula del tiempo" imprevista, que permitió conocer y entender (hasta cierto punto) la sociedad romana.


No es que lo descubierto indique que los romanos eran seres humanos muy diferentes de nosotros. Por el contrario, Pompeya nos habla de un mundo de ciudadanos ocupados en sus labores, con una importante presencia del Estado y la milicia en la vida cotidiana, pero también con un alto contenido de actividades recreativas y erotismo sin pacatería.



Pero los frescos encontrados en las paredes de algunas mansiones pompeyanas, nos muestran un aspecto bastante olvidado en el mundo actual: la iniciación y la magia.
En particular, se trata de escenas que los expertos vinculan con los Misterios Dionisíacos.
Los cultos mistéricos más famosos han sido de origen griego y romano, pero han estado presentes en otras civilizaciones. Todos ellos tenían algo en común: se basaban en la representación de un drama sagrado, donde los oficiantes y los iniciados terminaban por experimentar una liberación del yo, imposible de comunicar con palabras.


En particular, los misterios de Dioniso (también conocido como Baco) eran los más ocultos de todos. Llegaron al mundo romano a través de Grecia o Etruria y comenzaron celebrándose en secreto, con la sola participación femenina, en bosques y arboledas durante las noches del 16 y 17 de marzo de cada año.

Posteriormente, se incluyó la presencia masculina y se ampliaron las fechas de celebración. Debido al carácter altamente secreto del culto, es poco lo que ha llegado a nosotros de su estructura, salvo breves relatos de viajeros y lo que puede verse en los frescos de la Villa de los Misterios en Pompeya.


Mil ochocientos noventa y tres años después de la destrucción de Pompeya, cuatro músicos se hicieron presentes en la desierta ciudad y armaron sus instrumentos en el escenario del anfiteatro, dispuestos a grabar un concierto en lo que les pareció un ámbito singular.

Sea por sus propias virtudes, sea por la magia encapsulada en el lugar, Pink Floyd logró una fabulosa performance, increíble y prácticamente irrepetible. La magia de siglos fue invocada y apareció.



Les dejo a continuación uno de los temas que la banda realizó en Pompeya.

Se titula "Set the controls for the heart of the sun" (Fija los controles hacia el corazón del Sol) y tiene la particularidad de ser una canción compuesta por los cinco componentes en la historia de Floyd: Syd Barrett y David Gilmour (que es quien aparece en Pompeya) trabajaron la parte de guitarra, Rick Wright y Nick Mason añadieron sus propias ideas y Roger Waters se encargaría de la letra.

Con respecto a esta última, la idea central le surgió a Waters luego de la lectura de una colección de poemas chinos milenarios.
Magia, misterios, dioses, poemas, China, Roma y Pink Floyd. Como se ve, todo es un entramado de extrañas conexiones.
Y el resultado vale la pena.


6 comentarios:

Lux dijo...

Ese lugar es una joya verdaderamente. Lo que más me sorprende son los cuerpos que han sido hallados, conservados como estatuas por la misma lava del volcán. Sorprendente!

Mary Lovecraft dijo...

No tenía ni idea del romance entre Pink Floyd y Pompeya ¡genial!

y por demás...también me eran desconocidos esos cultos y festejos...¡femeninos! siempre los imaginé masculinos 100% O_O

un beso mi Pelaíto, entrada muy interesante como siempre!!

Fantômas dijo...

Simplemente EXCELENTE POST Y EXCELENTE CANCION!

francisca dijo...

Buenisimo pelao!No conocia esta faceta de Pink Floyd.Gracias!
Besotess

Mariolo dijo...

La historia de Popeya es para varios post, sin dudas.
Y lo de Pink Floyd fue genial. Me vi el DVD (que anda por ahi) y está excelente.

pelado1961 dijo...

Luxie:

Cierto, son figuras increíbles: parecen creaciones de un artista.

Besos!!!


Mary:

Me alegro que te haya gustado el post.
El ocultismo siempre parece reservado a los hombres (salvo el caso concreto de las brujas), pero hay cultos y misterios estrictamente femeninos.

Besote!!


Fantomas:

Yo sabía que te iba a gustar: entre floydianos nos entendemos, jajajajaja.

Un abrazo!!!


Fran:

En la historia de Pink Floyd hay muchas cosas absolutamente inusuales: así de grossos son.
(¿Fanático yo?)

Besos!!!


Mariolo:

Ese DVD es una joya total: magnífico (y la atmósfera de Pompeya es el entorno perfecto para los Floyd).

Va un abrazo, amigo!!