viernes, 19 de junio de 2009

LA DEMOCRACIA NO ES UN CUENTO CHINO

Muchas sociedades se encuentran totalmente atrapadas en perversos juegos de politiquería barata.

Cada cierto tiempo, una serie de personajes reclama el voto ciudadano, prometiendo que esta vez sí van a resolver los problemas de siempre: seguridad, desempleo, educación, salud, emigración y mil otros más.

Después que obtienen el cheque en blanco (léase "voto"), ya tendrán tiempo para buscar excusas cuando los problemas sigan allí tan campantes. Y si todo falla, siempre es posible echarle la culpa a algo o a alguien (la oposición, los mercados, los medios, la crisis, la aftosa o el juez de línea: todo vale).

Pero hay países donde la gente ni siquiera tiene la posibilidad de cambiar un chanta por otro cada cierto tiempo (esperando que, en el cajón, haya al fin una manzana buena).

Uno de ellos es China, donde este mes se cumplieron veinte años de los sucesos de la Plaza de Tiananmen.



Allá por abril de 1989, los corresponsales de prensa extranjeros comenzaron a tomar nota de eventos muy raros en la sociedad china: protestas.

Poco a poco, se comenzaron a formar grupos que debatían y efectuaban demostraciones públicas en reclamo de un sistema democrático.
El puntapié inicial lo dieron los estudiantes universitarios, que deseaban expresarse y transmitir sus ideas a la población en general.

Para mayo, las manifestaciones ya habían crecido en número y frecuencia. Y entonces se convocó a una protesta pacífica multitudinaria en la Plaza de Tiananmen, que comenzó en ese mes.
La plaza fue ocupada por miles de estudiantes y trabajadores, que aspiraban ser oídos en sus reclamos.


Pero la respuesta del gobierno fue dada en los primeros días de junio, con el envío de tropas y tanques bajo la orden de desalojar la plaza a cualquier costo.

El resultado lo conocemos todos: combates callejeros y la muerte de muchísimos civiles (el número jamás ha sido dado a conocer).









Poquita atención de los medios nacionales recibió este aniversario. Apenas si se mencionó como a la pasada, mostrando la ya histórica imagen que antecede: el ciudadano enfrentando de pie a la columna de tanques.

Aparentemente, alcanza con organizar unos Juegos Olímpicos para pasar a la columna de los buenos en la opinión pública mundial (me permito recordar que la dictadura argentina hizo una movida similar con el Mundial '78 de fútbol).

Y como la hipocresía va por barrios, los medios yanquis tampoco eligieron extenderse mucho sobre el tema chino: ya tienen sus propios líos con esa mentira berreta de "llevar la democracia a Irak".

8 comentarios:

francisca dijo...

Impecable.Coincido totalmente.
Beso

pelado1961 dijo...

Me alegro que te haya gustado el post, Fran.
Creo que una de las mejores cosas de los blogs es recordar los sucesos que los medios "olvidan" (como si nunca hubieran pasado).

Besote.

Laura dijo...

Realmente muy buen post.

Recuerdo desde niña aquella foto del hombre enfrentando a esos inmensos tanques, por sus principios, sus sueños, sus ideales.

Su empeño al pararse delante de ellos, su valentía ... y desde la primera vez, se me estrujó el corazón al verlo tan indefenso al mismo tiempo.

Situación que hoy he vuelto a experimentar.

Los medios olvidan o tapan lo que les conviene en ciertas oportunidades.
Y resaltan muchas veces situaciones absurdas.

Te dejo un gran abrazo.
Que estés bien.
Laura.

pelado1961 dijo...

Laura:

Por desgracia, estamos en una época donde los medios construyen la realidad.
Y en esa función, pueden moldear los hechos o, simplemente, ocultarlos.
Por eso Internet es una buena herramienta: no hay controles ni barreras a la información.

Besote y que tengas linda semana!!

Adolfo Calatayu dijo...

Amigo querido: muchas gracias por recordarnos tan trágicos y tristes hechos,doloroso pero necesario;y es cierto,los medios no le dieron la suficiente cobertura o importancia que se merecía.
Que horror,y que paradoja que nuestra evolución tecnológica no se vea acompañada por una evolución moral o espiritual.
Un abrazo grande !!!

pelado1961 dijo...

Adolfo:

Ya sabés que soy amigo de lo insólito, categoría en la cual entran los sucesos "relegados" por los medios.
Y es muy cierto lo que decís: la tecnología no nos hace mejores.

Va un abrazo, amigo.

Fonzi dijo...

Pero como.... no es que la izquierda es progresista y por ende mejor que la derecha que es totalitaria ?
O la izquierda es totalitaria y la derecha como es capitalista es progresista ?

Los extremos no son buenos .
El terrorismo no es bueno tampoco , no importa de donde venga.
Eso tendría que recordarlo mas de uno que se rasga las vestiduras proclamando las bondades de la izquierda en este pais.
No hemos aprendido nada.

pelado1961 dijo...

Fonzi:

Pobre del que, hoy en día, intente hacer coincidir a los políticos del mundo con la "ideología" que cada uno de ellos dice sustentar.
En su mayoría, los líderes actuales son un montón de sinverguenzas (sin importar la "etiqueta" que lleven pegada).