martes, 18 de noviembre de 2008

HIPOCRESIA ES EL NOMBRE DEL JUEGO


Una vez más (y van.....) se ha puesto sobre el tapete el problema de la violencia en el fútbol.
Y al igual que sucede con cualquier otro problema severo en este país (estoy hablando de Uruguay), el sistema termina mostrándose absolutamente incapaz de darle una solución definitiva.

¿Por qué digo esto? Basta con escuchar las opiniones y declaraciones de los distintos actores y referentes para ver que siempre caen en una de estas categorías:

Los que pretenden que el problema es inevitable o tremendamente complejo.
Puras mentiras. Vamos a suponer que yo me pongo de acuerdo con alguno de ustedes y nos vamos ahora a la cancha de Danubio. Vamos a la tribuna, nos ponemos a romper un poco el alambrado y, una vez adentro de la cancha, hacemos como que nos agarramos a palazos.
Todos sabemos lo que va a suceder: va a venir la policía y nos va a detener, nos van a pasar a Juez y nos impondrán una pena.
¿Entonces? ¿Si son muchos es diferente? ¿Si pasa en medio de un partido se justifica?
Me parece que no.

Los que creen que "violencia" es sólo cuando las barras se enfrentan.
Más mentiras. Violencia sufre el que le roban el auto en las cercanías de la cancha, el que le apedrean el ómnibus después del partido, el que le asaltan el comercio de la zona, el que es golpeado para robarle una bandera o, simplemente, el que tiene la mala suerte de vivir o trabajar o estar cerca de la cancha o del lugar "elegido" por las barras para concentrarse.
Por poner un ejemplo, una importante barra de uno de los "grandes" se concentra frente por frente a un hospital y en la puerta de una casa de salud siquiátrica (y allí pasan horas gritando y golpeando tambores sin que les pase nada).
Nuevamente, supongamos que ustedes y yo nos ponemos de acuerdo para ir allí y hacer lo que ellos hacen. Todos sabemos lo que nos pasaría.

Los que afirman que hay que usar las soluciones inglesas.
Fuera de contexto. Los que claman por más y mejores leyes, deberían saber que las leyes no sirven si no se aplican (o si se aplican al ciudadano común, pero no a los barrabravas). Tampoco tenemos demasiado en común con el sistema legal inglés, donde la pena de muerte se abolió recién en 1965 (y para ciertos delitos, estuvo vigente hasta 1998).
Aquí, en cambio, no nos gusta ni que la policía pida documentos en la calle (porque "son cosas de la época de la dictadura"). En fin.

Los que miran todo con las antiparras políticas.
Estos son terribles. Ante cualquier tema, primero preguntan "quién apoya qué" y después toman posición. Para ellos, la realidad es algo maleable y utilizable según su conveniencia. Pueden justificar cualquier cosa si la hizo gente de SU partido. Pueden atacar cualquier cosa si no la hizo gente de SU partido. Patéticos.

Los absolutamente delirantes.
Aquí encontramos algunos de los preferidos de los paneles de programas televisivos, las "cartas de los lectores" o las "columnas de opinión" de los diarios.
Hay de todo. Por ejemplo, tenemos a los deliciosamente ingenuos, que piensan que el asunto pasa por "el diálogo": proponen hablar con los jefes de barras y con los dirigentes de los clubes, para reunirse y buscar soluciones de común acuerdo (parecen no darse cuenta de que dirigentes y barrabravas ya tienen un "común acuerdo" útil a sus intereses).
Frutilla de la torta.
Destaco, de la categoría anterior, un caso concreto. Ayer vi una persona, en un programa de TV, afirmando enfáticamente su opinión acerca de cuál es la solución a todo esto: "hay que volver a llenar las canchas", dijo, "y cuando seamos miles y miles los hinchas pacíficos en cada partido, los violentos quedarán fuera de lugar".

La señora que lo dijo tenía sus años, pero no parecía recordar que el proceso se había dado (y funciona) al revés: es la gente de bien la que deja de asistir a lugares que presiente peligrosos. Para el delincuente, en cambio, cuantos más "perejiles" haya es mejor: son más víctimas potenciales.

Bueno, hasta aquí les conté mi opinión de lo que ví, lo que escuché y lo que leí sobre este asunto. Mi solución empieza por una medida simple que ya mencioné en otro post. Y después empezamos de cero (o casi). Pero creo que a nadie le va a dar la nafta para hacer algo así.

Cuéntenme qué opinan.

9 comentarios:

Mariolo dijo...

Pela, lo hemos estado buscando .. pero es otro tema.

Concuerdo en lo que decís, casi en todo.

Los políticos que ven estos líos como algo divino, caído del cielo para sus campañas pro-electorales.

Los pseudo periodistas que arremeten contra policía ahora, pero la atacan si estos dan un palo bien dado.
Y los que desde su informativito (que ahora dura 1 hora 40) hacen su mini campaña electoral esperando, supongo yo, algún rédito luego del 2010.

LA gente común, dividida también, entre los que les creen a los antes mencionados y los que no les creen. Entre estos también divididos entre los que hablan de la educación (y creo es un buen punto) y los que directamente les importa tres carajos y viva la pepa.

Lo de los Ingleses no está mal, no lo considero mal (ojo, hablo de leyes aplicadas solo a esto, no hablo de sus leyes carcelarias ni nada de eso). Pero OJO, ellos actuaron luego que los famosos Hoolligans destrozaon estadios y alrededores en todos lados, no sólo en Inglaterra. Lo hacían en cualquier país que iban, se mataban abiertamente.
Llegaron al caos total y se pusieron duros.
Quizás es a eso a lo que apuntamos, a llegar a destruir lo poco que tenemos (porque convengamos que apenas si tenemos un puñadito de buenos estadios), a matarnos entre todos, a salir a dejar bien en alto la bandera manchada de sangre por ahi. Quizas es eso o que esperamos.

No pelado, la cosa no es si vamos vos y yo a tocar el bombo y romper todo; la cosa es si mañana lesionan o matan al hijo de algunos de los políticos ... ahi, se aplica mano dura en dos minutos.

GaTo Y RenGo dijo...

Paaa que tema la violencia en el futbol, y mas la violencia en general, lo del otro dia fue un desastre, no c si con soluciones "inglesas" se arreglara algo... es un tema de otra cabeza para mi... halla se hicieron entender a los colpes yo creo q aca ni eso funcionaria.

saludos!

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Ya le mandé mail al Fonzi, sumándome a la iniciativa (saboreando desde ya un revuelto gramajo, yumm, yumm, qué rico).

Con respecto al post, leí muy atentamente tu comentario (me resultó muy interesante).
Ya sabés que yo pienso que los políticos no sirven para nada, sean del partido que sean (me estoy refiriendo a los que nos han tocado: es probable que 50 años atrás fueran diferentes o que dentro de 50 años sean mejores, no lo sé).

Curiosamente, ni siquiera sufriendo "en carne propia" las situaciones, se animan a reaccionar.
Sé de buena fuente que el hijo de un seguro precandidato actual, salió lesionado en una trifulca a la salida del Estadio, tiempo atrás.
También han robado casas de personas muy poderosas políticamente (el caso conocido es el subsecretario del Interior).

Sin embargo, no pasa nada.

Honestamente, cuando le dieron una paliza a un periodista y apedrearon a otro (en la trifulca anterior a ésta), pensé que la "manija" de los medios iba a meter presión para que se tomaran medidas duras.
Pero viste que quedó todo igual (lo único que se discutió hasta el cansancio fue: si hay que jugar el partido otra vez o no!!!!).

Para mí, es evidente que detrás de estos problemas hay intereses que no llegamos a captar los ciudadanos comunes. Habrás notado que nadie, dentro del sistema político, propuso medidas realmente duras.
Por algo será.

Un abrazo, amigo!!!

pelado1961 dijo...

Gato y Rengo:

No creo que acá funcionaran bien las "soluciones inglesas", porque la mayoría de la gente es ambigua respecto a la dureza con los delincuentes.
(Demasiados noticieros mostrando "lo mal que viven los presos", "el pésimo estado de las cárceles", etc., etc.).

Un abrazo!!!

Ferchu dijo...

Esto es sintoma que nuestro futbol esta mal, pero mal.
NAdie se quiere hacer cargo de este moribundo, entonces lo mejor es darle "El coctel" y se muera de una vez este futbol corrupto y decadente.
Pero claro nadie quiere hacerse cargo del tema, ni la mafia de la AUF, ni la ministra Tourne, ni el Negro Lescano.
La solucion es barajar y empezar de nuevo.

Adolfo Calatayu dijo...

Es un tema absolutamente complejo e inabordable por lo menos para plasmar alguna idea o reflexión en pocas líneas.
Claro que se engarza con tu post anterior al que hacés mención,y también con la visión de Natacha sobre la violencia en los chicos; donde se encuentra el punto de "confluencia" en todo esto? no lo sé,pero concuerdo con vos en que una cierta abstinencia del noble deporte no es mala idea,claro,siempre hay pescados que pondrán el grito en el cielo pero como decía Orson Welles ""Muchas personas están demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no se preocupan de hacerlo con la cabeza hueca".
un gran abrazo,Pelado !!!

pelado1961 dijo...

Ferchu:

Concuerdo plenamente: si es un antro copado por delincuentes, hay que sacar al fútbol de circulación por un tiempo.

Un abrazo!!!


Adolfo:

Todo está vinculado, desde el momento en que vivimos en una sociedad enferma.
Quizás la educación sea la clave de la solución, pero eso es a largo plazo. Por ahora, "hay que cerrar el boliche", me parece.

Un abrazo!!!
PD: notable la frase de Orson Wells, que no conocía.

Mary Lovecraft dijo...

Ay querido Pelaíto, a mí este tema me desinfla tanto...ver que no se hace nada de nada con tal de mantener el dinero en las arcas, digo...es 'espectáculo'...

es triste, muy triste :(

pelado1961 dijo...

Mary:

No te preocupes, que estas cosas tienen arreglo (aunque no las quieren arreglar).
Algún día se dará vuelta la tortilla y la gente de bien podrá estar segura (y los delincuentes donde corresponde).

Besotes!!!