martes, 11 de enero de 2011

LA CONJUNCIÓN DE DOS OLVIDADOS



Son tiempos raros los que vivimos. Dos por tres lo digo en este blog, y dos por tres encuentro motivos para reafirmarlo. Por ejemplo, es rara la forma en que ha evolucionado (¿o involucionado?) el concepto de fama y celebridad.

Hoy por hoy, basta encender la TV para encontrar veinte papanatas encerrados en una casa, todos ellos con un nivel mental patético.
No tienen tema de conversación, no tienen vocabulario, no son ni remotamente interesantes, no hay nada que los destaque ni poseen habilidad o don ninguno. Pero tienen fama y celebridad, simplemente por estar allí dentro.

El nivel de aparición mediática de este montón de palurdos es enorme. Y ya quisieran muchos artistas, científicos, estadistas, pensadores, escritores y demás, que se hubiera hablado con la misma insistencia de ellos. De ellos y de su obra, porque quien se ha destacado por una actividad real, al menos sabe que dejará algo tras de sí cuando ya no esté. Salvo que la desmemoria pueda más.

En Uruguay hay muchos casos donde la desmemoria terminó por borrar personas y obras casi por completo. Uno de esos casos es el de Antonio Bonet Castellana (a quien se ve junto a su hija en la imagen que inicia este post).


Bonet, nacido en 1913 en Barcelona, estudió arquitectura y trabajó en París en el estudio de Le Corbusier, donde conocería a dos colegas argentinos: Juan Kurchan y Jorge Ferrari. Con ellos vino a la Argentina y organizó el llamado Grupo Austral, cuyo manifiesto aunó postulados del surrealismo con la arquitectura de avanzada.

En la década de los años '40 se instaló en Uruguay, donde trabajó en el proyecto urbanístico de Punta Ballena (Maldonado), así como en diversas viviendas y negocios, como ser la casa Berlingieri, que subsiste y aquí la ven:


Esta obra es muy interesante y representa un mojón en la historia arquitectónica en Uruguay, porque al parecer fue en ella donde Eladio Dieste ensayó por vez primera su concepto de bóveda de cerámica armada.

Más vicisitudes corrió "La solana del mar", hostería-restaurante proyectada por Bonet, que vio buenos tiempos y de los otros.
Tras su construcción y auge, los años pasaron y comenzaron los rumores sobre su posible enajenación y demolición. Ante ello, una espontánea campaña en contra de tales propósitos, logró interesar a las autoridades. Aún así, fue sometida a determinadas "reformas" que no convencieron a casi nadie y, finalmente, logró ser declarada Monumento Histórico Nacional en el año 2009, lo cual impedirá al menos que sea destruída por la acción humana (de la inacción, en cambio, nada le protege).

La vemos aquí en mejores épocas:



Otra de las obras de Bonet resulta ser extraña conjunción de desmemoria de dos personalidades interesantes: el propio arquitecto del cual hablamos (cuya estadía en el Uruguay parece haber caído casi en el olvido) y la persona que da nombre a la obra. Me refiero a la Capilla de Susana Soca:


Susana Soca nació en 1906 en Uruguay. Tuvo una educación excepcional para una joven de la época (donde el género femenino era menospreciado intelectualmente) y pronto mostró intereses artísticos latentes.
Decantada hacia la literatura, se convirtió en poetisa y fijó residencia en París.

No abandonó Francia ni aún cuando se produjo la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Por el contrario, continuó escribiendo y reuníéndose con muchos colegas, algunos de los cuales (como Paul Eluard) se veían obligados a vivir bajo nombres falsos para evitar el arresto por parte de los nazis.

Durante una de esas reuniones clandestinas, donde intercambiaban ideas y opiniones, surgió una inquietud: ¿cuál era el proyecto de cada uno para el momento en que Francia volviera a ser libre?
Muchos quedaron pensativos, pero Susana Soca no. Ella sabía muy bien lo que aspiraba a plasmar a futuro: una revista literaria.


Con el tiempo, llegaría la liberación y el sueño de la poetisa se haría realidad: la revista La Licorne ("El unicornio") vería la luz bajo su dirección, tal y como ella la había imaginado y concebido. Llegó a editarse también en Montevideo, como "Entregas de La Licorne". Y dio a conocer un libro de poemas en 1948.

En 1959, según parece a pedido de su padre, planea regresar al Uruguay. De acuerdo a lo que señalarían posteriormente sus amigos, Susana Soca tenía un mal presentimiento respecto a este viaje de retorno. A tal punto era así que, teniendo ya un pasaje de avión reservado, decide a último momento cambiarlo para otra aerolínea (Lufthansa), por haber averiguado que esa compañía no había tenido ningún accidente en dicha ruta.

Desgraciadamente, su destino al parecer estaba marcado. El avión se accidentó sobre Brasil y la poetisa falleció. Su vida, su obra y su revista son prácticamente materia ignorada en éste, su país de nacimiento.

Y sería Bonet, otro "olvidado", quien diseñaría la capilla en homenaje a la poetisa:










La capilla se encuentra en la localidad de Soca. Espero que estas pocas fotos de aficionado, tomadas desde afuera del predio (que es lo máximo que pude acercarme) le hagan justicia, en el sentido de mostrar que es una obra bien diferente y merecedora de ser preservada.

Como puede observarse, si bien el entorno verde de sus alrededores está pulcramente cuidado, pareciera que la capilla en sí necesitaría algo de mantenimiento para su mejor conservación.
Según me han dicho, pudo ser visitada en algún "Día del Patrimonio", pero permanece cerrada el resto del año.

¿Será preservada o correrá la misma suerte de tantas construcciones? Es difícil decirlo.
Curiosamente, uno de los libros de poemas de Susana Soca se titulaba "En un país de la memoria".
Pero a mí me parece mucho más apropiado pensar el Uruguay como un mítico País de la Desmemoria, donde, más allá del fútbol y la política (las dos religiones oficiales), no parece que nada exista.

8 comentarios:

Tolesan dijo...

Muy bueno para hacer memoria. Es verdad, es obvio y todos lo saben, pero sigue allí... ya es lo normal.

Siempre creí que eras argentino/a, no se por qué.

Mariolo dijo...

Que gusto, Pelado, leerte y poner un cacho de Kultura (con K mayúscula) en este ver-ano.
Gracias por este aporte y hacerme conocer.

Y sobre los tarados de GH, ni idea, canal 4 está prohibido en mi casa :)

pelado1961 dijo...

Tolesan:

No soy argentino, pero creo que la "desmemoria" es una característica compartida a ambos lados del Río de la Plata.
Y parece ser el estado normal de las cosas!!!!!

Un abrazo.

pelado1961 dijo...

Mariolo:

La TV está muy difícil últimamente, es cierto.
Parece un come-neuronas inventado por algún científico loco.
Y creo que GH es algo así como la síntesis de la taradez total.

Va un abrazo.

Pinchita dijo...

Me encanto este post!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Cariños.-

pelado1961 dijo...

Me alegro mucho de que te haya gustado, Pinchita.

Beso.

Anónimo dijo...

susana soca cuando el presidente alfredo baldomir gana las elecciones le regala la mancion de la viuda del dr soca .hoy dia esta mancion deberia ser un patrimonio ya que no se sabe que es estrecha relacion con los soca aaly pintaron a la poetisa modigliany picazo y otros mas inumerables cuandros y estampas japonesas hasta ahora nadie sabe el paradero de estos cuadros pero surge una interrogante que estrecho vinculo hubo con el principe carlos real de azua hay muchas verdades ocultas que hay que no se pueda decir .

Victoria Bonet dijo...

Muchas gracias! Poco mas puedo decir! Un abrazo