martes, 22 de enero de 2008

EL TESORO DE LAS MASILOTTI

Seguimos con las leyendas urbanas de Montevideo y esta vez es el turno de "El Tesoro de las Masilotti".
Todo comenzó en diciembre de 1950, cuando arribó a Montevideo una ciudadana italiana llamada Clara Masilotti, dispuesta a tramitar los permisos que fuesen necesarios para efectuar excavaciones en el Cementerio Central, en búsqueda de un tesoro.

(Vista satelital del Cementerio Central)

Una vez enterada la prensa, el revuelo fue general. Hacia mayo de 1951, los titulares de la prensa montevideana estaban acaparados por esta historia.

Los periodistas no perdieron pisada de la Sra. Masilotti cuando ésta, acompañada por autoridades municipales, recorrió brevemente el Cementerio Central a fin de explicar con claridad sus intenciones.

Cada tanto, extraía de su bolsillo un pequeño mapa, que consultaba sólo para sí.

Al llegar al Panteón Nacional se detuvo y señaló el lugar donde pretendía iniciar las excavaciones. La autorización le fue concedida, con la condición de que comenzara a excavar desde fuera del Panteón, a fin de no dañar su estructura.

(Giusseppe Garibaldi)

El 21 de mayo de 1951 comenzaron los trabajos y comenzó la primer especulación de la prensa: se trataría de un tesoro que Garibaldi habría ocultado para financiar su ejército antes de regresar a Europa.

(El Papa Pío IX)

Cuando esa teoría perdió fuerza, fue sustituída por otra: el abuelo de las hermanas Masilotti sería hijo de Juan María de Mastai-Ferretti (futuro Papa Pío IX) con una joven uruguaya.

Queriendo garantizar el bienestar de su hijo oculto, Pío IX habría enviado una serie de riquezas que constituirían el tesoro buscado.

Y las teorías seguirían: la siguiente especulación apuntaría hacia la Sociedad Carbonaria.

Los carbonarios eran los miembros de una sociedad secreta fundada en Nápoles en los primeros años del siglo XIX. Políticamente eran revolucionarios opuestos al orden establecido y a la Iglesia Católica.
Derrotados en sus aspiraciones, muchos de ellos debieron huir de Italia, por lo cual se especuló que el tesoro consistía en riquezas que sus miembros habían trasladado al exterior ante tal circunstancia.

(Clara Masilotti en foto de la prensa uruguaya)

(Clara Masilotti con periodistas y autoridades en 1951)

El padre de las hermanas Masilotti había estado en Montevideo en dos oportunidades, en 1874 y en 1904.

En su segundo viaje quedó atrapado en plena guerra civil, siendo baleado en el conflicto y debiendo huir apresuradamente del país, lo cual no le habría permitido actualizar debidamente el plano del tesoro que tenía en su poder.

(Conferencia de prensa de Clara Masilotti)

Por ello se decía que el plano contenía errores, al no tener en cuenta algunas modificaciones del Cementerio Central posteriores a su bosquejo por parte del Sr. Masilotti.

Incluso hubo un cronista que afirmó haber visto fugazmente el plano que Clara Masilotti consultaba a escondidas en su primer visita al cementerio, indicando que pudo apreciar errores en los nombres de las calles.

(Declaraciones de Clara Masilotti a la prensa)

De todas formas, el misterio seguía fogoneándose: un famoso radiestesista ofrecía sus servicios, un acaudalado norteamericano ofrecía pagar cincuenta mil dólares a las Masilotti por los derechos de excavación.

Una multitud de periodistas y simples curiosos se hacía presente cada jornada en el Cementerio Central, hasta que las autoridades decidieron cerrar el lugar en los momentos en que se excavaba, pues se había transformado en una romería.

(Bromas de la prensa: el Diario Acción muestra a un Franco consternado al constatar que aún hay tesoros en América y no serán para él)

(Bromas de la prensa: un miembro del Consejo Municipal en busca de un tesoro...de impuestos)


(Bromas de la prensa: ¿por qué no levantar el cementerio entero?)

El abogado de las Sras. Masilotti era nada menos que Juan José de Amézaga, un ex presidente de la República. Uno de los jóvenes abogados que le asistían afirmó haber visto el plano del tesoro, con manifiestos errores en cuanto a la ubicación de ciertas calles y con una capilla marcada que nunca pudo ser identificada.

Luego de fracasar todos los intentos de 1951, las hermanas Masilotti volverían a intentarlo en 1956, asesoradas por Humberto Dolce, periodista fuertemente interesado en el tema:

(Humberto Dolce con Clara y Laura Masilotti en 1956)


(Foto de un "momento clave" de la excavación)

Posteriormente, Humberto Dolce sería desacreditado por otros periodistas, que afirmaron que hasta había arrojado monedas en la excavación para mantener el interés.

Pero esa afirmación nunca fue probada y, en todo caso, si Dolce consiguió monedas de principios del siglo XIX y las arrojó allí para luego dar la noticia en El Diario, salió perdiendo en el cambio.


(Foto de los trabajos de 1956)

Los intentos de 1956 también serían infructuosos. Y aún volverían las hermanas Masilotti en 1971, en un tercer intento que tampoco arrojaría resultados positivos.

(Foto de prensa de trabajos en profundidad)


Las hermanas Masilotti gastaron una pequeña fortuna en la búsqueda de ese tesoro esquivo.
Pero como declaró Laura a la prensa en 1956:

"Nuestra búsqueda del tesoro no la hacemos exclusivamente por razones mercantiles. La hacemos por romanticismo, por tradición y por herencia familiar".

Un dato curioso: las hermanas Masilotti, según se supo muchos años después, no sólo contaban con un plano aparentemente mal bosquejado o desactualizado.

Tenían además un inventario de lo que el tesoro contenía, cosa que nunca dieron a conocer.

La lista incluía entre otras cosas:

  • Un bosquejo de Miguel Angel para su estatua del Papa Julio II
  • Escritos originales de estudiosos españoles del siglo XVI: Francisco de Vargas, Juan de Valdez, el fraile Juan de Acosta y el fraile Blas Valerce entre otros.
  • Escritos de Antonio Perez, secretario del rey Felipe II de España, acerca de la relación entre el rey y la Inquisición.
  • Coronas, cálices y vasos de oro y plata.
  • Barrras de oro y plata.
  • Máscaras mortuorias incaicas.
  • Figuras ceremoniales incaicas de oro puro.
  • Diversas joyas.
  • Una figura de pez de 18 pulgadas de oro puro.
  • Vasijas ceremoniales incaicas de oro puro.
  • Guantes funerarios realizados en oro puro.

Y la lista sigue. Si están interesados, me avisan y vamos a hacer la cola en la Intendencia....

14 comentarios:

Noticias de la memoria dijo...

Es excelente tu informe, lo mejor que he leido hasta el momento.
Estoy haciendo un blog y te queria pedir permiso para tomar tus imagenes.
Aguardo tu respuesta a info@uruguayargentina2030.com

Gracias!!!!

Anónimo dijo...

jaja yo voy contigo viajo hasta mvdeo a ver si hay algo xD soy d rocha! fa pensar q peuden estra enterrados ahi bosquejos d miguel angel por diios! d solo pensarlo em dan ganas d agarrar una pala e ir yo solo! seria lo q mas m interesa xD auqn el oro no vien nd mal! xD soy fanatico del arte! xD

Anónimo dijo...

excelente reportaje, interesante y fantacioso. y que pasocon las hermanas masilotti sabe alguien

pelado1961 dijo...

No sé qué fue de ellas: supongo que no regresaron nunca.
Me alegro que te haya gustado el post.

Anónimo dijo...

voy a buscar ese tesoro...pero xq soy un romantico no mas.

pelado1961 dijo...

Amigo anónimo:

Te deseo suerte, aunque una leyenda urbana dice que el tesoro ya fue encontrado en su momento por un industrial que tenía fábrica en un predio cercano.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me gustò mucho como presentaste los hechos.Tengo 52 años y recuerdo la ultima visita de las hermanas,realmente armaban su revuelo.Ahora dirìamos mediàtico.Le he contado a mis hijos siempre de este caso y coinciden mis recuerdos con lo tuyo.
Tambièn me escapè hasta la esquina del Liberaijj aquel dìa (viviamos en florida entre san jose y soriano )para ver que pasaba pero esa es otra historia...gracias.Graciela Mèndez Blanco Saldain.

pelado1961 dijo...

Graciela:

Bienvenida al blog. Me alegro que el post te haya gustado.
El tema es muy interesante, porque es un verdadero misterio que nunca se solucionó.

Un beso y muchas gracias por tu amable comentario.

Anónimo dijo...

Creolina "La Buena Estrella". Famosa marca registrada por Strauch & Cía. luego de un sorprendente auge inesperado para dicha empresa, la que realizó reformas en su edificio lindero al cementerio. Los límites originales fueron modificados en la reforma de urbanización. El nuevo edificio de dicha empresa requirió profundas excavaciones. No es difícil sacar conclusiones.

pelado1961 dijo...

Te diría que esa es la teoría más aceptada.

Gracias por el aporte!!

Anónimo dijo...

el famoso tesoro lo encontro un italiano que travajava en el cementerio tenia 8hijos de un dia para otro desaparecio al tiempo un paisano fue a a visitar un hermano y este le comento que el que habia desaparecido habia benido de america con una henorme fortuna y tenia hijos estudiando en en napoles lo hubicaron y este dijo que se tubo que venir de apuro por una erencia ma que herencia ......

Anónimo dijo...

El famoso tesoro se lo llevo un italiano que travajava de en el cementerio tenia 8 hijos y de un dia para otro desaparecio tiempo desues un paisano que era amigo de el fue a vicitar a un pariente y ese pariente le conto que fulano vino de america con una fortuna incalculable , aberiguo donde vivia

pelado1961 dijo...

Anónimo:

Buenos datos, buen aporte.
Igual, yo me la jugaría por la teoría del industrial.

Saludos.

Anónimo dijo...

Qué bueno, después de 60 años vengo a conocer algo que mi padre leía con ganas en los diarios y escuchaba por radio. Gracias.