lunes, 14 de enero de 2008

JOHN NASH - UNA MENTE BRILLANTE

Quienes vieron la película "Una mente brillante" (A Beautiful Mind) seguramente recordarán las escenas donde el actor Rusell Crowe, haciendo el papel de John Nash, se pierde en abstracciones que le son sugeridas por los números que está contemplando.


Poco a poco, el personaje que Crowe interpreta se va volviendo loco, en medio de alucinaciones, paranoia y obsesión.


¿Pero quién es John Nash? ¿Cómo es que perdió la cordura? Y sobre todo: ¿cómo logró recuperarla? Todas estas interrogantes aparecen en una entrevista que se le hizo a fines del año 2007.
Veamos lo que dijo entonces este matemático, que recibió el Premio Nobel de Economía en 1994.

¿Por qué le dieron el premio Nobel de Economía?

Descubrí una forma de equilibrio - hoy llamado de Nash- en la teoría de juegos: un punto en el que ninguno de los jugadores puede mejorar su situación. Hoy este concepto se aplica de forma interdisciplinar.

¿Hizo este descubrimiento pese a su enfermedad mental?

Tengo un historial, sí, de desorden mental temporal que se manifestaba de diversas formas. Hoy tenemos medicinas, que entonces no existían, que tratan los síntomas y permiten seguir con lo que se considera una vida normal, pero tienen efectos indeseables.

¿Cuáles?

Para restituirte a la normalidad reducen tu actividad neuronal y tus funciones cognitivas. Te devuelven la normalidad, sí, pero a costa de tu personal capacidad de raciocinio.

¿Y hoy usted lo ejerce íntegro?

Yo puedo trabajar, pero mi hijo, que también sufre ese trastorno, toma esa medicación que no le permite dedicarse a nada en concreto, pero puede observar una conducta normal.

(Nash recién graduado)

¿Cómo se le manifestó ese trastorno?

Tuve que ser internado en un hospital tras varios episodios de disfunción social y al final mejoré, pero no pude evitar un pozo de infelicidad en mi ánimo y en mi conducta.

¿A qué se refiere?

Era infeliz al recuperarme porque la normalidad no me hacía feliz. La locura empieza cuando descubres una segunda realidad en tu mente y a veces la eliges, porque te hace más feliz que la normalidad. Así alcancé un punto en que yo era más feliz loco que cuerdo.

¿Pero era capaz de distinguir entre la realidad y su ilusión?

Llega un momento en que se te hace difícil distinguirlas y vas eligiendo cada vez más la ilusoria. Así te conviertes en disfuncional.

¿Disfuncional en qué sentido?

Es natural que un ser humano deba actuar con el resto del grupo: trabajar, observar las normas, comportarse como todos...

Hay excepciones.

Correcto. Supongamos que yo no trabajo ni soy rico y digo que oigo voces, tengo visiones y las dibujo o escribo: ¿usted qué pensará?

Tal vez sugiera que podrían internarle.

Supongamos que le digo que soy monje de clausura. Usted aceptará que una monja o un monje en su convento puede no trabajar, tener visiones y explicarlas y, sin embargo, ese monje no será considerado anormal por ello.

Seguramente.

La sociedad los acepta porque aparte de ellos hay otros muchos y suficientes hombres y mujeres comportándose de forma normal.

(El juego llamado "HEX", que Nash inventó, tomó su nombre por la forma de las baldosas sobre las que se jugaba, mucho antes de ser un juego de computadora)

La mayoría tiene sentido común.

Falso. El sentido común no es el mayoritario: por ejemplo, en España y en Occidente el cristianismo es la religión mayoritaria...

Sigue siéndolo, sí

.... Sin embargo, el cristianismo exige a sus fieles fe ciega en dogmas que en ningún caso podrían ser considerados de sentido común.

La trinidad o la virginidad de María.

Hoy he visto la obra de Gaudí: magnífica.

Sin duda.

Aunque no conozco su vida, estoy seguro de que fue considerado un anormal, un loco.

Creo recordar que sí.

Van Gogh también tenía problemas para discernir la realidad de sus visiones. Lo que me pregunto es si la medicación que tenemos hoy hubiera sido capaz de devolver la normalidad a Van Gogh sin privarle de su talento
Y sin embargo, el progreso hubiera sido difícil sin las visiones de Van Gogh o el autismo de Newton. Newton también era considerado un tipo sospechoso: no se casó, era raro...

¿Cree usted que Newton necesitaba medicación?

Era Newton, pero no todos los enfermos son genios, desde luego. A menudo la diferencia entre un loco y un genio ha estado en la cantidad de dinero que ganaba. Van Gogh acabó suicidándose también por ser pobre, y hoy mi hijo cobra un subsidio federal que yo no cobré, porque no había. Ese subsidio es importante para evitar que se margine a un enfermo mental por no ser rico y no trabajar.

(Nash aquejado por su enfermedad)

¿Qué le pareció el libro y la película sobre usted: Una mente prodigiosa?

El libro se hizo sin contar conmigo y, aunque la autora acumuló una notable cantidad de información, también acumuló una notable cantidad de errores.

¿Y la película con Russell Crowe?

Los autores fueron más cooperativos con nosotros. Firmamos un acuerdo con Universal Studios. Eso no quiere decir que esa película tenga mucho que ver con mi vida.Eso no pareció importarles demasiado...... A nadie excepto a mí. En realidad, tiene muy poco que ver con mi vida: ¿usted cree que me parezco a Russell Crowe? Pero es una película con valores estéticos y un buen mensaje proactivo para los enfermos mentales.

¿En qué trabaja ahora?

Cuestiono el concepto keynesiano de inflación. También me interesa la teoría de las cuerdas de la física teórica y sus derivaciones en la antropología y las ciencias sociales.

Adelante: cuéntenos.

Tal vez el universo no sea indiferente a nuestra existencia: tenemos un instinto descubridor manifiesto en la colonización de América que nos llevará fuera del planeta antes de que se colapse.

(Nash en oportunidad de recibir el Nobel)

2 comentarios:

rafael moreno dijo...

Genial. Ayer tuve la oportunidad de ver la película y me pareció fantástica. En la universidad nos dejaron de trabajo redactar un informe clínico psicológico sobre estado mental de John Nash -su esquizofrenia entre otras cosas- la verdad pienso que películas como éstas son las que nos ayuda a entender mejor el comportamiento de este tipo de patologías, no es lo mismo leer en libro dígase el Dsm-IV u otro, a verlo como en vivo o real no importa que sea un film. Realmente creo que aprendí mucho de este personaje, su esposa... además no importando su condición mental es de cierta manera aceptado en la sociedad y como evidencia a eso le dan un premio novel...

respecto a la teoria de las cuerdas en la físca teórica... hmmm... en una cátedra en la u se formó una discusión respecto a eso, realmente fue genial cómo docentes de diferentes áreas del conocimiento comentaban al respecto. wow!

Rafael

pelado1961 dijo...

Bienvenido al blog, Rafael.

Concuerdo contigo: me imagino que los libros de texto no son lo mismo que ver el sujeto real, ¿no?
Lo más interesante del caso de Nash es que, fuera donde fuera que estaba su mente, volvió.
No es poco.

Saludos.