domingo, 27 de julio de 2008

JAMES KAVANAUGH

Los años '60 del siglo pasado fueron muy agitados y removedores, en todos los aspectos imaginables.

Personalmente pienso que, tras retirarse las aguas de esa marea, todo quedó exactamente igual: no me parece que las aspiraciones actuales de la gente sean muy distintas del "sueño americano", ni tampoco creo que el mundo de hoy esté manejado por gente muy diferente de la de entonces.

Pero muchos temas fueron puestos sobre el tapete en aquellos años.

En 1967, apareció un día en el "Saturday Evening Post" un artículo con un título que prometía polémica: "Yo soy un sacerdote y quiero casarme".

Pese a que el autor firmó con un seudónimo, pronto se movieron los hilos necesarios para que su nombre tomara estado público: James Kavanaugh, un sacerdote con diez años de ordenado y un par de títulos universitarios.

El revuelo y los problemas que enfrentó, hicieron que Kavanaugh tomara una dura decisión: dejó el sacerdocio y dejó su puesto en una universidad, se mudó de ciudad y comenzó una nueva vida como escritor.

Quise recordarlo en este blog. Elegí entonces un poema suyo que se titula "Algún día" ("Some Day"). Ojalá les guste:


"Algún día yo me iré
Y seré libre
Y dejaré tras de mí a los estériles
A su segura esterilidad
Me iré sin decir dónde voy
Y caminaré a través de un campo baldío
Para allí dejar el mundo
Y alejarme luego despreocupado
Como un Atlas sin empleo."

2 comentarios:

Mariolo dijo...

ahh, el BatiCano, metidos siempre en su BatiCueva romana, dorada, lujosa.

Como le dije en el post que escribí en el Botija, yo estuve en una comunidad católica y carismática, vi de cerquita, lo viví, como se "manejan" ciertas cosas.
Más bien que aprendí cosas buenas, que agradezco por mi acercamiento a Dios, porque en el sigo creyendo.
Pero no creo ni creeré en quienes se hacen llamar sus representantes en la tierra, quienes dicen obrar en su nombre.
La historia está llena, muy llena, de muertos en nombre de Dios .... falacia más grande ...

Me fui al carajo, ya me di cuenta, pero no borro lo escrito, digamos que es un adelanto de un post que vengo postergando hace rato, pero que ya está madurando gracias a oros post de amigos, como este tuyo.

Verso corto y con mucho sentimiento, con mucha verdad encima, el que escribió este señor Kavanaugh; sin dudas, mejor representante de Dios que los de sotana.

pelado1961 dijo...

Mariolo:

Deje que las cosas surjan a su tiempo. Cuando usted sienta la necesidad de sacar hacia afuera esa experiencia, le va a hacer mucho bien.
Son cosas que se aprenden en el camino. (y lo que no nos mata, nos hace más fuertes, ¿no?)

Un abrazo!!!