jueves, 24 de julio de 2008

NO SOMOS TAN DIFERENTES

Mudarse desde California a Alaska debe implicar una serie de cambios que ameritan adaptación. Más aún si se tienen niños chicos.
Por eso, una familia que tuvo que hacerlo, entendió razonable proporcionar a sus hijos alguna actividad al aire libre en el terreno de su propiedad.

Una piscina es un imposible por el clima, pero instalar juegos para niños en el jardín es otra cosa. Pueden ser disfrutados algunos meses al año y gustan mucho a los pequeños. Pero no sólo a ellos.
Al día siguiente de quedar instalados, cuando la mamá de la familia corrió las cortinas de su dormitorio para mirar hacia afuera, pensando en vestir a sus hijos para salir a jugar, se encontró con el panorama que ilustran estas imágenes:






Cachorros son cachorros, de humano o de oso. No somos tan diferentes.

4 comentarios:

Mariolo dijo...

jajaja, los osos se divierten de lo lindo.

osoooooo

Anónimo dijo...

Y bueh por lo menos no tuvieron que ir al zoo para ver osos los niños jejjeje
Aunque si los veo en mi jardin me cag...todo

EL FERCHU DEL SOTANO

Mistik dijo...

Yo acá en casa me encuentro con gallinetas y comadrejas nomás... Pero los ositos esos están taaaan mononos: Sólo habría que tener ojo con los padres!!
Beso!

pelado1961 dijo...

Reconozcamos que el pobre tipo no tuvo suerte: armó todo ese armatoste para los hijos....y los osos lo garronearon!!!

Tiene razón Mistik: lo bravo debió ser cuando los osos padres pasaron a buscar a los hijos, jajajjaja

En fin: se acabaron los tiempos en que jugábamos en la calle.